Artículos

Santo Humor 01

santo-humor-th

SUSTO

Era medio vago aquel hermano, iba muy poco a la Iglesia. Un día El Señor había dado un mensaje a la familia que debían reunirse todos en el servicio de la noche. Todos se fueron avisando y se fueron a la Iglesia, menos este “pródigo” que no sabía nada de la situación Este hermano al que llamaremos “Fulano” cuando no encontró a ninguno de sus parientes, se dirigió al que seguramente encontraría. Pero para su sorpresa en la puerta de aquella casa encontró un cartelito que decía: “Fulano: El Señor nos mandó a buscar”....y Fulano creyendo que había sucedido el arrebatamiento fue corriendo, llorando a gritos y haciendo “dedo” los 10 kilómetros que lo separaban de la Iglesia donde iba a preguntar qué hacer. Llegado al lugar encontró a toda su familia en una tremenda reunión donde Dios restauró el matrimonio de sus padres.

Ahí entendió dos cosas: 1º) que El Señor había llamado a toda la familia para que estén presentes en el momento en que los padres que estaban separados se reconciliarían, y 2º) que Cristo va a venir en cualquier momento y él no estaba listo.

 

CONTEXTO

Yo no podía creer lo que acababa de escuchar. Aquel predicador luego de leer el pasaje de San Lucas 23:12 que dice...”Y en aquel día Herodes y Pilatos se hicieron amigos por causa de Jesús”, expresó... “...¡ese es el Amor de Jesús, Hermanos!, el amor que une a dos enemigos...”

En realidad no se amigaron por el Amor de Señor, sino por tener en Jesús a un enemigo en común. Es aconsejable y hasta podría decir que obligatoria la lectura previa, en casa, y tratando de respetar el contexto bíblico.

 

MILAGRO

En el momento de los testimonios de aquella Iglesia en que se desarrollaba una reunión especial con visitas de todo el país, dijo uno de los hermanos: “Gracias a Dios y a la Virgen pudimos llegar:”, Percibiendo que los presentes quedaron atónitos ante tamaña expresión, aclaró que no tenían dinero para realizar el viaje pero que uno de los Hermanos bajó al sótano de su casa a buscar algo de valor para venderlo y encontró una vieja estatuilla de bronce de una virgen, la que vendió y con ese dinero pudieron viajar. Luego de la aclaración abundaron los ¡aleluya!. . .y los suspiros.

 

 

PIQUITO

Era un caso Daniel. Su canario se había ido pues la puerta de la jaula había quedado abierta. La abuela le recuerda que a Jesús se le puede pedir cualquier cosa, ya que él responde a quienes le claman. Daniel y su abuela oran al Señor para que “piquito” vuelva. Y a la mañana siguiente el piar del canario lo despierta. Había ingresado a la jaula cuya puerta dejó abierta. “Por Fé”, como le enseñó la abuela. ¿Será verdad esta historia? Sí. Daniel es mi primo y su abuela era la mía, una gran mujer de Dios que ya ya está en su presencia. (“Claman los justos y Dios los oye (…) – Salmo 34: 11/19)

 


VIRUS

Fué llamativo. Ingresa de visita a la radio el Hermano J.V., y al momento de entrar al estudio de operadores se escucha: "se ha detectado un virus malintencionado". Y todos se quedaron mirando al recién llegado. En realidad era la computadora que alertaba desde el sistema antivirus porque venía funcionando mal. Instantes despúes todos reíamos por la casualidad. El hermano J.V. era un gran amigo de la casa.



FANTASMA

Domingo a la tarde. Calurosa y con muy poca gente andando. Ya había terminado ese tiempo en que se visita a los familiares fallecidos en aquel cementerio. Nadie en la parada de colectivos, esa que estaba justo en las puertas de la necrópolis.

A las cinco de la tarde aparece el típico cristiano, con su impecable traje negro, camisa blanca, corbata negra, peinado engominado, con su acordeón de 120 bajos, se queda en la parada esperando tomar el colectivo que lo llevará al culto. De pronto aparecen dos hombres, ebrios, alegres y con ganas de divertirse un poco más, y al ver al hombre en la parada le dicen... “Tóquese algo, Don!!”  a lo que el hermano les responde con energía santa...”!!No, yo no soy de este mundo!!”.           



MICROFONO

Los coordinadores de la reunión luego de algunas oportunidades dada a los presentes invitan al Pastor de la Iglesia a saludar a la congregación y lo reciben como en muchas Iglesias Pentecostales con Tres Glorias a Dios, las que dan con ambos brazos extendidos hacia el cielo, actitud que también el querido Pastor realiza, ya con el micrófono en una mano y los lentes en la otra.

Terminada la honra congregacional a Dios, todos toman asiento mientras el Pastor habla a la congregación durante diez minutos pero con la otra mano , es decir no con la que tenía el micrófono, sino con la que tenía sus lentes.  Las señas no sirvieron, un hermano hubo de acercarse a decirle al oído que cambiara de mano.



SIESTITA SANTA

Se despertó en pleno apagón, y al no ver nada comenzó a gritar.”!Estoy ciego, estoy ciego!”  creyendo que Dios lo había castigado por quedarse dormido durante el culto.

Debieron de calmarlo diciéndole que se tranquilizara que era solo un corte de luz y que pronto llegaría el portero con los faroles para iluminar el lugar.



ERROR

Una tarde llega un señor que me  pregunta..”¿Ud. es el Señor de la Iglesia?”  y pensando que se refería a si yo era un creyente,  le dije que sí. Y entró pues quería conversar conmigo, dijo.

Después de diez minutos conversando, yo no entendía a qué se refería y le pregunto si era conmigo con quien deseaba conversar , ante lo cual me vuelve a preguntar “¿Ud. es el señor de la Iglesia?”...y  la situación  se aclara cuando dice que buscaba a un Sr. apellidado De la Iglesia, y no a  mí, claro.

.