EL PROGRESISMO Y LA IGLESIA DEL SEÑOR.

Sección: Articulos Visitas: 272
 

EL PROGRESISMO Y LA IGLESIA DEL SEÑOR.

-Reflexión de Pablo Lucero/2021-

 

Definición de Progresismo:

Muchas veces se sostiene que el progresismo es lo contrario al conservadurismo. Por otra parte, es frecuente que se califique a partidos políticos de izquierda como progresistas, aunque también hay analistas para quienes el progresismo va más allá de una distinción entre derecha e izquierda.

Hoy en día, el progresismo abarca al laicismo, el feminismo, el activismo ecologista y el respeto de la diversidad sexual, por ejemplo. En cuanto a la economía, quienes se definen como progresistas pretenden que cada persona pueda desarrollarse según sus propias capacidades y esfuerzos, sin que las condiciones de nacimiento determinen cuál es su techo.

Desde la historia bíblica.
Hace 1970 años aproximadamente, el apóstol Pablo escribía una carta a los Romanos que aún hoy sigue sacudiendo al mundo y a la Iglesia.
A la Iglesia por el contundente reclamo a vivir de manera diferente a esta sociedad.
En su tiempo la sociedad era de continuo tránsito en la vida pecaminosa y lo especifica de manera contundente desde el primer capítulo. Léanlo.
 

 Hoy, 20 siglos después, genera reacciones violentas contra la Iglesia del Señor. Y la tendencia de muchos es adaptarse para no generar controversias.

Pablo en el capítulo 12 les dice y nos dice hoy “No se adapten a este mundo. No piensen igual. Transfórmense renovando el entendimiento, no la Palabra de Dios”, y es un pedido sacrificial que no todos quieren sufrir y prefieren conformarse a “este siglo”, a esta forma de vida.

Hoy se habla de “Progresismo”, pero no es una forma de avanzar en pro de mejoras políticas, sociales, educativas, éticas o espirituales. Un título de doble cara que ya no puede esconder sus verdaderos objetivos.

EL pecado es definido según los diccionarios como

1.Transgresión consciente de un precepto religioso.

2.Cosa que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido.

Siempre se toma la definición del término "Pecado" desde el punto de vista bíblico, pero la sociedad lo relativiza sosteniendo que lo que está mal para Tí no significa que esté mal para Mí. Y la situación va más allá hasta el extremo que llaman bueno a lo que es malo y viceversa. (Isaías 5:20). Observen ¡qué viejo y satánico concepto! Dios en su presciencia usó al profeta para anticipar esto hace 1260 años. Hoy no solo lo vemos. Nos sorprendemos de la crudeza y la liviandad y fuerza a la vez con que la sociedad actual lo hace.
¿Es la Iglesia del Señor “Progresista?. No bajo estos términos y definiciones. Persiste la contundencia de las palabras de Pablo “No se adapten a este mundo”. (Romanos 12).
 

 

El progresismo se caracteriza, entre otras cosas, en un permanente cambio social, de formas y costumbres, la continua metamorfosis de los conceptos de moral y ética. Y cuando este fenómeno entra al seno de las iglesias empiezan a aparecer las relativizaciones. Y ni hablar cuando es dentro del seno ecumenista donde los términos “Santidad”, “Pecado”, “Perdón de los pecados”, “Infierno”, y otros son palabras prohibidas porque generan división en la pretendida unidad religiosa mundial. Esto es parte de la vieja contaminación pero maquillada con los modernos “productos”.

Analicemos la postura de las iglesias evangélicas ante el fenómeno del progresismo y pensemos si este virus se nos ha metido (y hablo a nivel general), no solo en una Iglesia en particular sino en lo personal de cada uno, inclusive en los que dirigen las congregaciones, los que realizan evangelismo y los músicos itinerantes, los comunicadores cristianos que trabajan en los Medios de difusión. En otras palabras: TODOS.

Características del progresismo en pocas palabras:

Por lo general los progresismos están vinculados a posiciones políticas de izquierda o centro-izquierda, pero existen también progresistas de derecha. En todo caso, el término es completamente opuesto al de conservadurismo.

Este término está fuertemente vinculado con las luchas de diversos colectivos sociales contemporáneos como el feminismo, la sexo-diversidad o la ecología, que velan por un continuo estado de reformas y aperturas en el tejido de la sociedad para hacerlo más incluyente y democrático.

Su principal planteamiento tiene que ver con la necesidad de que el Estado garantice la igualdad de condiciones sociales y económicas entre los ciudadanos, para que sea su desempeño individual y no los beneficios heredados los que decidan su destino y su lugar en la sociedad. Así, la desigualdad social estaría determinada nada más que por el esfuerzo humano. Aquí sutilmente entra el derecho a que tu hijo decid por sí mismo su destino sin tu injerencia, por ejemplo

El progresismo persigue una sociedad no religiosa, es decir, una en la que la Iglesia y las instituciones espirituales del hombre existan al margen de todo tenor político y económico, permitiendo que las materias del Estado sean incumbencia exclusiva de los políticos. O sea: "Dios, aquí no entras". Aquí aparece también sutilmente la separación Estado/ Iglesia. Se lo camufla bajo el pretexto de porqué los ciudadanos argentinos deben sostener económicamente el Culto Católico Apostólico Romano con sus impuestos y destinar esos enormes valores a la obra pública y ayuda social. Me parece razonable ¿porque un evangélico o un ateo deben pagarle sueldo y los lujos a los otra religión?. Todos imaginamos qué harán con esos recursos. Pero en realidad se trata de que ninguna religión se meta en las cuestiones políticas y los Juanes Bautistas no tengan forma de reprender el pecado de los Herodes. Aunque hay cierta connivencia.

 

El progresismo aspira a una pluralidad y diversidad en la que todos los colectivos sociales y actores políticos que aspiran por hacerse oír en el concierto de la sociedad, tengan cabida. Pero los predicadores evangélicos que blanden la Espada del Espíritu están siendo acusados y perseguidos por ser considerados “Mensajeros del Odio” por lo de Romanos 1, entre otros.

El progresismo plantea la necesidad de cambios constantes en la sociedad, que impulsen el progreso en materia social, política y económica, empujando cada vez más hacia la constitución de un ideal de pluralismo y diversidad.

El progresismo se distingue de los movimientos revolucionarios en que aspira a implementar fórmulas y métodos que hayan funcionado y que mediante hechos puedan probarse, en lugar de abrazar ideologías o aspirar a la realización de utopías que a menudo ofrecen la igualdad y la libertad como posibilidades separadas.

El progresismo está dispuesto a romper con los cánones de lo establecido (el status quo) y abrazar lo nuevo como un valor de por sí. En este sentido se ubica a la vanguardia de las sociedades.

A pesar de sus diferencias, el progresismo a grandes rasgos sostiene su interés por algunas temáticas sociales y políticas polémicas, como son:

• Legalización y regulación de ciertas drogas como la marihuana.

• Despenalización y regulación de la prostitución.

• Despenalización y regulación de la interrupción voluntaria del embarazo.

• Visibilización y reconocimiento de las minorías étnicas, políticas y sexodiversas.

• Regulación económica que apunte hacia un desarrollo ecológicamente sustentable.

• Matrimonio igualitario y protección a las parejas del mismo sexo.

• Flexibilización de las doctrinas migratorias. Ahora aparece la libertad de inmigrantes que son delincuentes o que vienen al país a robar o traficar drogas, pero se los tolera a cambio de votos en las elecciones.

Sobre todo desde los sectores más conservadores, se le critica al progresismo su voluntad de cambio constante, que prácticamente haría de éste un valor en sí mismo y no el camino para alcanzar un fin establecido.
¿Es la Iglesia Progresista?... Es la tendencia general. Muchos no quieren quedar fuera y exponerse al ridículo primero y a la persecución después.
Las palabras de Pablo a los Romanos retumban en el infierno y su eco llega a la tierra de los vivientes y se han vuelto insoportables y la incipiente persecución de la actualidad en su nueva versión ha tomado el capítulo 1 de la carta de Pablo a los Romanos como un agravio a la sociedad progresista. En algunos lugares han llevado a la cárcel a Pastores que han repetido este mensaje del apóstol que pagó con su vida tal intrepidez. ¡Oh!, ¿intrepidez… ¿qué es eso? Busca en tu diccionario y ayúdame, involúcrate conmigo en este análisis.
A todo esto, debemos sumarle el fortalecimiento que trae el movimiento ecuménico y la condena social y política a los cristianos “separatistas”. Pablo les preguntó a los de su tiempo y nos pregunta hoy a nosotros:
¿En qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?
¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo:
Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.
Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor,
Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré. (2da. Cor. 6:15/17).
Se critican los cristianos usando el término “Religioso”. Es un insulto solapado. “Eres un religioso”. Ser religiosos es mala palabra. Pero indirectamente contribuyen al desprestigio de la Fe, de la relación del ser humano con el Dios creador. Es lo que buscan; que tú también digas “No soy religioso” y te avergüences de confesarte cristiano.
Todo esto vino avalado por la Nueva Era que sostiene que Todo es Dios, hasta una piedra o un insecto. Todo pasa por la forma de pensar de cada uno y eso debe respetarse. ¡Claro!, ¡Con razón se enojan con las palabras de Pablo a los Romanos en el capítulo 1 (¿Ya lo leíste?)
Y fíjate lo que dijo Pablo en 1° Corintios 1:
18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.
19 Pues está escrito:
Destruiré la sabiduría de los sabios,
Y desecharé el entendimiento de los entendidos.
20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?
21 Pues ya que, en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.
22 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría;
23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura;
24 más para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.
25 Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.
26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;
27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;
28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,
29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.
(1°Cor. 1:18 al 29)
 

El Progresismo es la antítesis del Conservadurismo. Por eso el mundo acusa a la Iglesia de ser retrógrada. Pero la Iglesia está sujeta a la inmutable y siempre firme Palabra de Dios que no cambia. “El cielo y la tierra pasarán, pero mis Palabras no pasarán” (Mateo 24:35). Y no seremos juzgados por las leyes y costumbres de este mundo ni siquiera por los reglamentos religiosos sino por la Eterna Palabra de Dios. Y eso el mundo lo conoce y por lo tanto le rechinan los dientes al no poder cambiar lo que Dios ya ha decidido y Él no es como los jueces que se corrompen.

¿Queremos un avivamiento? Busquemos la fórmula para lograrlo en el libro de Joel, en los dos primeros capítulos. Lean estos capítulos, por favor. Con detenimiento, tratando de entender la forma en que piensa Dios.

Pero les dejo algunos versículos de este pasaje que son parte de la “fórmula” para alcanzar el avivamiento que tantos declaran y anuncian desde una posición contraria a la Santa voluntad de Dios, agradable y perfecta:

“Reunid al pueblo, santificad la reunión, (saquen al mundo de la Iglesia), juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia.

17 Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros de Jehová, y digan: Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad, para que las naciones se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?

18 Y Jehová, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo.”

Y noten en qué momento del proceso de esta necesaria purificación vendrá el derramamiento del Espíritu Santo: Al recuperar la verdadera identidad cristiana según la Palabra de Dios. (Joel 2). Otra cosa, son solo creaciones humanas y efectos de espíritus de error.

Jesús dijo a sus discípulos en Mateo 11:12 y lo parafraseo:

“El Reino de los Cielos, este camino de Salvación que traigo a los perdidos, sufre violencia. El mundo no lo acepta. Al contrario, es como esos muchachos que tocan música en la plaza y quieren que todos bailemos a su ritmo haciendo no solo el ridículo sino sujetándonos a sus caprichos. Pero los del Reino no son así, entonces son agredidos. O como en los velatorios donde todos lloran y quieren que también nosotros lloremos. Quizás ni conocemos al muerto. O quizás no lloramos porque tenemos una esperanza diferente. Ellos no toleran que no endechemos. Entonces sufrimos violencia. Y esto viene pasando desde los tiempos de Juan hasta ahora que estoy Yo. Juan también sufrió por la verdad, no sujetándose a la sociedad pecaminosa y hasta tuvo el valor de reprender al mismo Herodes por su pecado sexual (y terminó decapitado por insoportable). Y es tal la resistencia a La Luz de Dios que se levantarán violentos tratando de arrebatarles a la gente la posibilidad de la Salvación, con otro evangelio, con otras formas y costumbres, relativizando los principios de Dios. Y por su fidelidad a mí serán perseguidos, vituperados, acusados de ser mensajeros del odio pese a que el mensaje es de el Perdón de Dios que quiere reconciliar al mundo consigo para salvarlos. De hecho me ha enviado a mí a tal propósito. Pero el mundo ama más las tinieblas que la Luz.”

El Reino de los cielos sufre violencia. (Mateo 11:12 al 19). Léanlo. aunque lo sepan de memoria. Prueben otra vez.

El mundo apoya a los apóstatas. EL Laicismo que pregona el Progresismo no es apoyar a las personas que creen en una religión, sino todo lo contrario, es un ataque contra la religión o que no seas religioso. Reivindica a los malvados. Han torcido el derecho, como denunciaba Habacuc (¿Leyeron Habacuc?). No es un mensaje de avivamiento. Dios le anticipa al profeta que actuará rigurosamente contra el pecado y le aconseja: “Un pequeño pueblo se hará grande y poderoso. YO lo envío y subirá contra este mi pueblo y hará estragos. Cuando venga quédate quieto y déjame actuar”. Y Habacuc responde “cuando vengan las aflicciones terribles que son la paga del pecado yo me agarraré del Señor”. El mal vendría, no un avivamiento como muchos interpretan mal y predican peor..

¿Da para seguir, no? En Zacarías 12:10 dice el Señor” Mirarán al que traspasaron y llorarán. ¿Qué significa “Traspasaron”? ¿Se refiere a los soldados que le clavaron la lanza en la cruz?. NO.

Traspasar significa en este contexto, desobedecer abiertamente, invalidar los principios de Dios, torcer las Escrituras para beneficio propio en perjuicio de los que se pierden. Algunos, entendiendo y arrepintiéndose, buscarán al Señor y hallarán el perdón, pero otros que tienen la conciencia cauterizada por el pecado persistirán en su error y serán desechados.

¿Es el Progresismo sinónimo de libertad, renovación espiritual, o estar a la altura de un mundo en crisis? NO.

Somos llamados a luchar, a perseverar y ser fieles al Señor hasta el fin.

Pablo le escribió a Timoteo (2Tim 3:12) “Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”.

Pero la Iglesia de todos los tiempos tiene la marca de la Cruz y la fidelidad. Y así será hasta el final. No busques otra alternativa.

Dios te bendiga.

Pablo Lucero/2021

 

_____________________________________

Imprimir

Related Articles